Obviamente, debemos seguir preparándonos para las destructivas variaciones climáticas. Al menos eso es lo que indican los más terribles desastres naturales de 2019.

El clima continúa cambiando casi sin control, y para nosotros los humanos el daño resultante de este acontecimiento es cada vez más obvio e incluso perceptible. Año tras año, las terribles catástrofes naturales adquieren proporciones cada vez más devastadoras, arrasan vastas extensiones de tierra, cuestan la vida o la salud a millones de personas y causan miles de millones de euros en daños a la propiedad. Las catástrofes naturales de 2019 ilustran esta evolución de manera particularmente vívida.

Desastres naturales en 2019: Entre los peores de la historia

Ya sean incendios forestales atroces, lluvias constantes, sequías interminables o tormentas violentas, los desastres naturales de 2019 se encuentran entre los peores momentos para comenzar a medir el tiempo. Por supuesto, este terrible avance se debe principalmente al cambio climático, que, además de otras consecuencias, significa que los extremos meteorológicos seguirán aumentando y cubrirán nuestro planeta con fenómenos de magnitud desconocida.

Aparte de las innumerables vidas que estos fenómenos han costado y el número casi ilimitado de existencias que han sido destruidas por ellos, el final de la década de 2010 también reveló deficiencias estructurales de nuestra civilización. Obviamente, la humanidad no es capaz de desafiar las fuerzas contemporáneas de la naturaleza, ni siquiera desde el punto de vista de la infraestructura. La mayor compañía de seguros del mundo, Munich Re, calculó una pérdida global de 150.000 millones de dólares, como resultado de las 820 catástrofes naturales de 2019.

RELACIONADO:  ¿Cómo invertir para obtener el máximo beneficio en USA?

La buena noticia es que, como especie, parece que ahora podemos afrontarlo un poco mejor. En comparación con el año anterior 2018 (15.000 muertes), las catástrofes naturales en 2019 mataron «sólo» a 9.000 personas, lo que la compañía de seguros atribuye esencialmente a la mejora de las medidas de prevención. Sin embargo, el número de catástrofes es espantoso. A continuación hemos enumerado los tres más devastadores.

Huracanes en Japón

Los dos ciclones tropicales Faxai y Hagibis, en la zona del gran Tokio, en el Japón, se consideraron los más destructivos en términos materiales. Con vientos de 170 kilómetros por hora (km/h), Faxai golpeó la costa y devastó todo a su paso. Pero ese no fue de ninguna manera el final de la historia para los habitantes de la metrópoli.

A los dos ciclones les siguieron precipitaciones extremas, que fueron la causa de la mayor parte de la destrucción. En algunos lugares, el 40 por ciento de la precipitación anual habitual cayó del cielo en 24 horas. Las presas estallaron, regiones enteras se inundaron e innumerables formas de vida fluyeron por el río con la lluvia. 90 vidas se perdieron en Japón durante este tiempo.

Huracán sobre las Bahamas

El 1 de septiembre, los habitantes de las Bahamas se vieron expuestos a una furia de destrucción, que no ha sido igualada hasta hoy. El huracán más fuerte de la temporada y, por lo tanto, uno de los peores desastres naturales de 2019, Dorian, se abatió sobre el norte del archipiélago con una increíble velocidad del viento de 290 km/h y, por lo tanto, se considera la tormenta más terrible que han tenido que soportar las Bahamas desde que comenzaron los registros modernos.

RELACIONADO:  Hallazgo arqueológico en el Mar del Norte: Esto está bajo el agua

La tormenta dejó al menos 74 muertos (282 personas seguían desaparecidas a finales de octubre de 2019), fuentes de agua potable contaminadas y daños totales de más de 5.000 millones de dólares estadounidenses en su camino hacia los Estados Unidos. Afortunadamente, se desvió hacia el norte justo frente a la costa, lo que evitó más daños.

Ciclones en Mozambique

Zyklin Idai en Mozambique se considera el desastre natural de 2019 con más víctimas humanas. Se desató en el país norteafricano en marzo y le costó la vida a más de 1.000 personas. Además, la tormenta produjo un maremoto que se adentró profundamente en el país, causando implacables inundaciones que a su vez se llevaron gran parte de los cultivos. Los daños resultantes fueron aproximadamente una décima parte de la producción económica total del país, y sólo unas semanas más tarde el siguiente ciclón, Kenneth, arrasó Mozambique.

¿Desastres naturales a partir de 2019 una nueva normalidad?

Si estas catástrofes naturales de 2019 deben o no considerarse como fenómenos terribles y constantemente recurrentes de los tiempos modernos o no, está hasta cierto punto todavía en nuestras manos. Sin embargo, esto no será así por mucho tiempo. Por cierto, así de realistas son las catástrofes naturales en Hollywood. También es interesante: Google Maps ahora advierte de los desastres naturales.