Sólo en los EE.UU., hay aproximadamente 5,4 millones de personas que viven con alguna forma de parálisis en este momento. Una condición debilitante que impide a las personas realizar muchas tareas diarias simples, la parálisis parcial o total ha representado uno de los mayores desafíos clínicos tanto para su manejo como para su tratamiento.

En un nuevo estudio publicado en NeuroInterventional Surgery, investigadores de la Universidad de Melbourne han mostrado una tecnología que podría permitir a los pacientes controlar las computadoras solo con su cerebro. Compactado en el tamaño de un clip, este dispositivo podría permitir a las personas con parálisis de las extremidades superiores realizar una serie de tareas que antes eran imposibles, como enviar mensajes de texto, enviar correos electrónicos y navegar por la web.

El estudio describió a dos individuos con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que se sometieron a una cirugía para implantar el dispositivo en su cerebro. Después de su recuperación, el dispositivo se utilizó junto con un rastreador ocular para realizar una serie de tareas basadas en la computadora para ver cuán efectivo es el sistema.

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig y enfermedad de las neuronas motoras, es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta lentamente el control motor dentro de los músculos y eventualmente elimina la capacidad de hablar, comer e incluso respirar. El profesor Stephen Hawking vivió con esta enfermedad, confiando en un traductor de computadora para comunicarse que era controlado por minúsculos tics en las mejillas. Aunque esto funcionó bien y permitió al profesor Hawking continuar compartiendo su trabajo, se espera que la interfaz con la computadora directamente permita a los pacientes realizar más de sus tareas diarias con mayor facilidad de uso.

RELACIONADO:  El rover Perseverance de la NASA ha enviado imágenes increíbles desde Marte

El dispositivo es un pequeño implante inalámbrico que interactúa con el cerebro del individuo y, en combinación con un rastreador ocular para mover el cursor, permite el control directo de una computadora sin el uso de las manos. Para implantar el dispositivo, se hace una pequeña incisión en el cuello y el chip se inserta justo encima de los senos, adyacente a la corteza motora primaria.

«Es la primera vez que se realiza una operación de este tipo, por lo que no podíamos garantizar que no hubiera problemas, pero en ambos casos la cirugía ha salido mejor de lo que esperábamos», dijo el profesor Mitchell, Director del Servicio de Neurointervención e investigador principal del ensayo, en un comunicado.

A pesar de no poder mover completamente ninguno de sus brazos, el dispositivo permitió a ambos pacientes completar la banca en línea, las compras en línea y enviar mensajes de texto a sus amigos y familiares. A continuación, los pacientes se sometieron a un entrenamiento adicional que incluía el aprendizaje de la máquina para aumentar las funciones disponibles para ellos; como resultado, pronto pudieron utilizar múltiples funciones del ratón, como el zoom. Los dos pacientes lograron una precisión promedio de clic de 92-93 por ciento y velocidades de escritura de 14 y 20 caracteres por minuto sin texto predictivo.

«Nos complace informar que hemos entregado una tecnología inalámbrica totalmente implantable, para llevar a casa, que no requiere cirugía de cerebro abierto, y que funciona para restaurar las libertades de las personas con discapacidad severa», dijo el profesor asociado Thomas Oxley, quien también es co-director del Laboratorio de Biónica Vascular de la Universidad de Melbourne.

RELACIONADO:  Cómo cambiar su nombre de usuario en Windows 10 u 11

Los resultados representan un apasionante informe preliminar de lo que se puede lograr con esta tecnología, pero todavía estamos a años de distancia de que los dispositivos de interfaz neural lleguen a las masas. Se están planificando ahora más pruebas en toda Australia con la esperanza de un aumento del tamaño de la cohorte para continuar analizando la viabilidad del dispositivo.